Con más de 20 años de trayectoria, somos el referente regional, nacional e internacional más destacado del país.

RETINA

 

Es una delicada membrana de células especializadas responsables de la percepción visual.

Es la capa más interna del ojo y se encarga de enviar las imágenes al cerebro a través del nervio óptico.

Puede sufrir alteraciones propias y también verse afectada por enfermedades generales como la diabetes.
 

- Maculopatías:
Son afecciones que afectan la mácula ubicada en la región central de la retina.

Es la responsable de la visión central fundamental para tareas como la lectura, distinguir rostros etc.

Gracias a su buen funcionamiento podemos “fijar la vista” en los objetos frontales.

Su calidad de definición visual en la más importante de toda la retina.

Sin tratamiento llevarán a la perdida de la visión central.
 

- Maculopatía asociada con la edad (Senil)
Afecta a personas a partir de los 55 a 60 años de edad, obedece al envejecimiento de las células maculares y tiene diferentes formas de presentación: seca o húmeda.

1. Maculopatía senil de tipo seca:
Aparece lentamente y evoluciona sin dolor ni otra molestia que no sea la alteración visual.

Algunos signos llamativos son:

- Necesidad de mayor iluminación para tareas habituales.

- Dificultad para tareas que requieren visión central: leer, escribir, uso de celular, manualidades etc.

Puede comenzar afectando uno o ambos ojos, siendo un problema severo cuando la afectación en bilateral.

2. Maculopatía senil de tipo húmeda:
En general se presenta y evoluciona mucho más rápidamente que la anterior. Los signos son claros y percibidos precozmente por el paciente.

Se caracteriza por ver las líneas rectas distorsionadas, los objetos deformados, pérdida de la visión central  etc..

Prevención:
Se conocen factores o conductas que predisponen a la aparición de esta patología  tales como el tabaquismo, obesidad, antecedentes familiares, el no empleo de lentes de sol que protejan de la radiación ultra violeta etc.

Consulta periódica al oftalmólogo:
La consulta anual para realizar un chequeo completo ayuda al diagnóstico precoz y eventual tratamiento.
 

Estudios:
Contamos con estudios que arrojan resultados precisos tales como:

- Tomografía de coherencia óptica (OCT): estudio no invasivo de la mácula.

- Angiografía: En este caso se emplea un medio de contraste por vía venosa que se inyecta en el brazo. Luego se toman fotografías del fondo de ojo.

Tratamiento:
Como muchas enfermedades, los resultados de los distintos tratamientos dependen del momento en que se diagnostican: ¡cuanto antes mejor!

De acuerdo a los estudios, tipo de maculopatía y condiciones de cada paciente se podrán aplicar distintos métodos:

- Inyección intravítrea de factores antiangiogénicos antagonistas del factor de crecimiento vascular endotelial (antiVEGF).

- Terapia con láser (Fotocoagulación).

- Terapia de Fotodinámica (TFD).

- Láser (fotocoagulación).

La decisión terapéutica queda en mano del especialista en retina de acuerdo a lo antes mencionado.

Edema Macular
Es la acumulación de líquido en la región macular del ojo encargada de la visión central y de alta definición de detalles.

Ocurre cuando los vasos sanguíneos que la rodean permiten el escape de fluidos que se acumulan en este lugar específico de la retina.

Puede ser una complicación de otras enfermedades como:

- Diabetes

- Uveítis (inflamación propia del ojo).

- Obstrucciones vasculares de la retina.

- Efectos secundarios de algunos medicamentos.

- Tumores etc.
 

Síntomas:
La presentación dependerá de la casusa principal y por lo tanto puede ser de comienzo lento o de presentación brusca cuando se debe a obstrucciones vasculares.

Lo más común es que sea unilateral y el paciente tendrá deformación de la imagen con disminución o pérdida de la visión central.
 

Diagnóstico:
El primer examen lo llevara a cabo el médico oftalmólogo con toma de la agudeza visual, dilatación pupilar y observación directa de la mácula.

Luego se pedirán estudios específicos como:

- Angiografía con contraste (fluoresceína).

- Tomografía de coherencia óptica (OCT).

Estos estudios detectan la presencia del líquido acumulado y sirven también para el seguimiento de los tratamientos indicados.

Tratamiento:
No existe un tratamiento único. El mismo dependerá de la causa del edema y del estadio en que se encuentre.

Lógicamente es fundamental tratar el cuadro de base que pudiera presentar el paciente

Mencionamos:

- Fotocoagulación con láser.

- Cirugía vítreo retinal.

- Tratamientos combinados.

- Inyecciones intraoculares etc.

 

Retinopatía diabética:
La retinopatía diabética es una de las manifestaciones de la diabetes y se debe a las alteraciones vasculares que produce dicha enfermedad.

Puede ocurrir en cualquier tipo de diabetes y se asocia al tiempo trascurrido entre el diagnóstico y tratamiento y la estabilidad de los niveles de azúcar en sangre

Es una enfermedad que requiere tratamiento interdisciplinario: especialista en diabetes, oftalmólogo, cardiólogo etc., debemos trabajar juntos para evitar las complicaciones de la diabetes

Ocurre porque los vasos sanguíneos sufren alteraciones que los deforman y obstruyen permitiendo la salida de fluidos hacia el tejido retineal. En un intento de solucionar esta situación, el organismo genera nuevos vasos que no hacen más que complicar el cuadro. No tardarán en aparecer micro o macro hemorragias en la retina afectada.

El cuadro suele ser bilateral y puede aparecer aún cuando pensamos que la diabetes está controlada y esto se debe a los múltiples factores que cada paciente presenta.

Se consideran agravantes el tabaquismo, la hipertensión arterial, obesidad sedentarismo etc.

Síntomas:
Son variados y no muy claros para el paciente

- Manchas, puntos o algo similar a hilos de telarañas oscuras flotando en la visión (llamados miodesopsias, manchas flotantes o “moscas” volantes).

- Visión borrosa.

- Visión que cambia periódicamente de borrosa a clara.

- Áreas oscuras (completa o parcialmente) en el campo de visión.

- Mala visión nocturna.

- Colores que aparecen descoloridos o diferentes.

- Pérdida de la visión.
 

Estudios:
-Examen oftalmológico de rutina

-Angiografía de contraste (angiofluoresceinografía): luego de inyectar en el brazo la solución de contraste se toman fotos con cámaras especiales de ambos ojos.

Nos permite saber:

  • Cuáles vasos sanguíneos tienen un escape de fluidos.
  • Cuánto fluido está escapando.
  • Cuántos vasos sanguíneos están cerrados o tapados.
  • Presencia de neovascularización.

 

- Tomografía de coherencia óptica (OCT):

Es una exploración no invasiva con láser que proporciona imágenes de alta resolución de la retina, ayudando a su oftalmólogo a evaluar su espesor.

Nos brinda información sobre la presencia y severidad de un edema macula.

- Ecografía:
Puede suceder que tengamos una hemorragia vítrea que no nos permita ver la retina. Para poder evaluar la situación realizamos una ecografía.

Podremos evaluar la presencia de desprendimiento de retina y tomar decisiones terapéuticas

 

Tratamiento:
Recalcamos la prevención, el apego al tratamiento de la diabetes y abandono de hábitos perjudiciales.

Controles periódicos para evitar que un cuadro mínimo avance a complicaciones severas que son más complejas de tratar y generalmente dejan cicatrices o secuelas que no se pueden corregir.

- Láser: se aplica láser de forma selectiva sobre los vasos anómalos de la retina para reducir el edema o sobre áreas que han perdido el riego sanguíneo normal para tratar de evitar la aparición de neo vasos.

- Inyecciones intra vítreas: Se emplean para evitar el crecimiento de neo vasos.

- Cirugía vítreo-retineal: en casos más complejos donde se han producido hemorragias grandes o desprendimiento de retina.

Dentro de estas opciones se emplearán las necesarias en el orden en que sean requeridas.

¡El control ayuda a la prevención y la prevención evita la complicación!

Desprendimiento de retina:
Imaginemos que la retina es un “papel” adherido a una pared.

Si por algún motivo esta adherencia se pierde, la retina se desprenderá ocasionando la pérdida parcial o completa del campo visual.

Con el transcurso de las horas el sector que no vemos va aumentando de tamaño, perdiéndose totalmente la visión de ese ojo cuando estamos frente a un desprendimiento completo de retina.

Hay factores predisponentes, como la miopía, antecedentes familiares, desprendimiento de retina del otro ojo etc.

Es importante recalcar que puede producirse espontáneamente sin los factores antes mencionados.

En general se produce una rotura de la retina (desgarro o agujero) que permite que el líquido del interior del ojo (humor vítreo) se meta y separe cada vez más la retina.

Tratamiento:
Si estamos frente a un desgarro:

- Cirugía con láser (fotocoagulación): se realizan aplicaciones alrededor del desgarramiento de la retina para cerrar dicha apertura.

La cicatriz que se genera fija la retina al tejido subyacente, ayudando a prevenir un desprendimiento de la misma.

- Tratamiento de congelación (criopexia).

Su cirujano utiliza una sonda especial para aplicar un frío intenso y congelar la retina alrededor del desgarramiento. El resultado es una cicatriz que ayuda a asegurar y fijar la retina a la pared del ojo.

Si estamos frente a un Desprendimiento de Retina:

Existen diferentes tratamientos dependiendo de la extensión del desprendimiento, tiempo del mismo etc.

Mencionaremos:

- Cerclaje escleral.

- Retinopexia neumática.

- Vitrectomia.

La cantidad y calidad de visión que obtendremos después de la intervención dependen del tamaño y el tiempo que lleve la retina desprendida.

Aquellos pacientes que presentan los factores predisponentes antes mencionados deben realizar un examen anual para evitar llegar a esta situación.