Con más de 20 años de trayectoria, somos el referente regional, nacional e internacional más destacado del país.

PRESBICIA

 

¿Qué es la presbicia?

El cristalino es una lente natural que todos tenemos dentro del ojo.
Cuando somos jóvenes el cristalino es totalmente transparente y tiene la capacidad de enfocar en milésimas de segundos los objetos que se encuentran en distintas distancias. Estas dos características (transparencia y acomodación) se pierden con los años.

La presbicia es la dificultad para leer o realizar cualquier otra actividad a corta distancia (visión cercana).

La padecen todas las personas a partir de los 40 – 45 años.

 

TRATAMIENTO

 

Existen una gran variedad de tratamientos y esto sucede por la complejidad del problema.

La gran mayoría no son definitivos ni estables. Esto hace que cada cierta cantidad de tiempo halla que re intervenir al paciente.

La solución permanente y definitiva es el reemplazo del cristalino présbita por las llamadas Lentes Intraoculares de Alta Tecnología.

Existen una variedad importante de las mismas y cada cirujano selecciona la mejor para cada paciente y su situación particular.

Nosotros empleamos las lentes:

  • AcrySof® ReSTOR®
  • AcrySof® ReSTOR® Tórica: para la corrección de astigmatismo si es necesario.
  • AcrySof® PanOptix®
  • AcrySof® PanOptix® Tórica: para la corrección de astigmatismo si es necesario.

Estas dos últimas lentes son trifocales y brindan una excelente visión de cerca, (30 a 40 cm) intermedia (50 a 70 cm) y lejana distancias.

Se pueden operar personas que tienen algún grado de cataratas con o sin otros defectos refractivos asociados como miopía, hipermetropía y/o astigmatismo y esa es otra gran ventaja ya que en un solo paso quirúrgico se solucionan todos estos problemas del paciente.

 

ESTUDIOS

 

Son simples e indoloros y son útiles para evaluar las condiciones del paciente para la cirugía y decidir cuál es la lente apropiada para cada caso particular.

Esta decisión depende de las necesidades y requerimientos del paciente y la posibilidad de implantar la lente más adecuada para el mismo.

 

CIRUGÍA

 

La intervención se realiza con anestesia en gotas y con una semana de diferencia entre cada ojo.

El paciente se retira a su domicilio (cirugía ambulatoria) y se colocará antibióticos y antiinflamatorios durante el tiempo que indique el profesional.

Los cuidados son sencillos pero importantes para evitar complicaciones, la recuperación visual es rápida y el paciente puede realizar sus tareas visuales habituales ni bien se sienta cómodo.